«Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Y se creó la puerta sagrada,
para ti y para mí…» Mónica Manso

 

En muchos casos, la gran mayoría, una cesárea representa una cirugía cuanto menos urgente.
De forma que se prioriza sacar al bebé lo más rápido posible sobre la disección cuidadosa de tejidos que habitualmente suele realizar cualquier cirujano.
A parte de ser ya de por sí una cirugía mayor y por tanto una recuperación mayor (no nos olvidemos que se accede a la cavidad abdominal con el consiguiente parón de tripas posterior y demás), en algunos casos no queda una cicatriz no tan bonita como debiera. También debido a que cada ser humano cicatriza de una manera.

Las cicatrices hipertroficas o queloides no son algo nuevo o específico de la barriga, se pueden dar en cualquier parte del cuerpo y de hecho se dan.

Este tipo de cicatrices son consecuencia de un anormal proceso de curación que sucede ante una quemadura o herida. Además pueden ser dolorosas y picar, a parte de ser estésicamente feas.

Está claro que la cicatriz de la cesárea es una marca de guerra, pero no tiene porque ser una Marca Fea de guerra.

¿Qué podemos hacer?

La contestacion a esta pregunta es extensible a cualquier cicatriz de cirugía, traumatismo o quemadura que tengamos.

Tenemos por suerte alternativas a realizar un tatuaje con el fin de esconder la cicatriz.

Vamos a ver de que se trata…

-Apósitos con poliuretano o con silicona.

 Es el tratamiento de elección ante una cicatriz hipertrófica.
Actúan por una parte de forma física (facilitando la prevención y reducción de cicatrices hipertróficas recientes o antiguas y de pequeños queloides producidas por heridas o quemaduras) como si el apósito «aplastase la cicatriz». Y también de forma que protegen la cictriz contra los rayos del sol. Así también serán útiles para evitar que la cicatriz se coloree.
Son productos en general bastante caros. Los venden en forma de gel o de parche. Si nos decidimos a utilizar los parches, se pueden comprar y recortar hasta el tamaño justo de la cicatriz, así con un solo parche tendremos para más 3 o cuatro aplicaciones.
Son resistentes al agua y una vez colocados, los debemos dejar puestos hasta que se caigan (entre 2-5 días). Realmente los podremos reutilizar hasta que pierdan el pegamento. En ese momento recortaremos otro trozo y lo colocaremos. El tratamiento dura unas 20 semanas, y si son 25 mejor.

 

 

 

 

 

-Compresión con Vendajes.

 

Podemos utilizar para ello las fajas (solamente aconsejadas de forma puntual tipo tengo-una-boda-y-estoy-recien-parida o así) o los cinturones pélvicos que son bastante más aconsejables.
Mejor estos últimos, pues además de comprimir la cicatriz, fuerzan a adoptar una postura correcta. Reposicionan las vísceras hacia arriba y consiguen tonificar toda la musculatura abdominal profunda, proteger el suelo pélvico y estimular la tonificación perineal.

LACTANCIA POSTPARTO (imagen tomada de aquí )

 

 

 

 

 

 

 

-Inyección de corticoides intralesionales (acetónido de triamcinolona 40mg/ml).

Tendría que ser inyectado cada 4-6 semanas. Y sería el tratamiento de elección en los queloides, y de segunda elección en las cicatrices hipertróficas. En los queloides, se podría asociar a crioterapia con nitrógeno líquido.

 

 

-Ácido retinoico al 0,05% en crema.

Colocado cada noche durante mínimo 3 meses parece ir bien también. El problema es que puede irritar la piel circundante.

 

 

 

-Extracto de cebolla (Medrema®).

Contiene El Allium Cepa es un antiinflamatorio y la Alantoína que favorece el proceso de cicatrización, reduce el picor y alisa la piel. Funciona bien si se asocia con los parches de silicona, de forma que a priori con los parches debiese ser suficiente.

 

 

CICATRIZ CESAREA

 

-Terapia con luz pulsada intensa.

Ayuda a mejorar el aspecto de cicatrices, como siguiente línea a las inyecciones de corticoides intralesionales.

 

-Inyecciones intralesionales de Sulfato de bleomicina, IFN-Alfa, Beta.

Actualmente se está investigando en su eficacia con detenimiento.

-La radiofrecuencia.

Puede ser de utilidad como terapia complementaria a alguna de las anteriores descritas para las cicatrices hipertróficas, ya que produciría un aumento de temperatura local que reduciría el tejido de la cicatriz.

-Imiquimod en crema 5%.

En estudio para el tratamiento de queloides como terapia complementaria tras la cirugía de extirpación.

-Cirugía.

Eliminar el tejido y volver a suturar. Aunque como es lógico, crearemos una nueva cicatriz con nueva posibilidad de que cicatrice mal de nuevo.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Rabello FB, Souza CD, Júnior JAF. Update on hypertrophic scar treatment. Clinics. 2014;69(8):565-573. doi:10.6061/clinics/2014(08)11.

Berman, Brian MD, PhD; Maderal, Andrea MD; Raphael, Brian MD
Keloids and Hypertrophic Scars: Pathophysiology, Classification, and Treatment
Dermatologic Surgery: January 2017 – Volume 43 – Issue – p S3–S18