» ¡Hasta un niño de cinco años sería capaz de entender esto!… Rápido, busque a un niño de cinco años, a mí me parece chino».

Groucho Marx

Es un post realmente repetitivo, pues hay decenas de entradas, normalmente de la industria de fotoprotectores que explican que son y para que se utilizan.

¿Qué voy a intentar aportar yo con este post?

Con la #ciencia mediante, como siempre 😜, qué conocimientos básicos debemos de conocer para que no nos las den con queso a la hora de elegir fotoprotección y lo más importante… por que es tan necesario que el fotoprotector pase a formar parte de nuestra rutina diaria.

Daremos unas pinceladas en 15 días sobre cómo combatir el  fotoenvejecimiento cutáneo de forma global, pero vamos a incidir más en este tema ahora que por fin se acerca  el verano de forma inexorable.

Conocer todos estos detalles nos va a ayudar a concienciarnos en la necesidad imperiosa de protegernos del sol.

Empecemos como siempre desde el principio, por lo básico.

Espectro de luz 

La radiación electromagnética se manifiesta de diferentes formas en la naturaleza, y a diferencia de otro tipo de ondas, como la del sonido que necesita aire para propagarse, la radiación electromagnética puede propagarse en el vacío (del universo).

Se manifiesta en ondas de radio, microondas, radiación infrarroja, luz visible, radiación ultravioleta, rayos X o rayos gamma

La podemos representar en un espectro ordenadas por longitud de onda, tal que así 👇🏻👇🏻👇🏻

La longitud de onda (en nm) es inversamente proporcional a la energía y su frecuencia. Así pues, los rayos gamma tienen mucha más energía que los microondas  o las ondas de radio.

Algunas de estas radiaciones son emitidas por el sol, incluyendo luz visible, rayos IR y UV

Si nos fijamos, la radiación ultravioleta se encuentra justo por debajo del visible, que es aquella parte que el ojo es capaz de percibir (y a su vez, vemos que es una parte muuuuy pequeña de todo el espectro).

La Radiación Ultravioleta. (Radiación UV)

La radiación UV, es aquella que se encuentra por debajo de La Luz violeta a su vez comprende tres bandas, según sus características de propagación y su efecto biológico.

Hay:

  • Radiación UVC (longitud de onda 100-280 nm), que apenas llega a la superficie de la Tierra porque está filtrada por la capa de ozono. Es la más agresiva.
  • Radiación UVB (longitud de onda 280-320nm), son los siguientes en energía tras los UVC. Llegan a penetrar solamente en la epidermis o capa superficial de la dermis. Es la responsable de los efectos inmediatos de la radiación solar (cuando te quemas) pero también del bronceado, del engrosamiento de la última capa de la piel y del fotoenvejecimiento. Esta radiación es menor en invierno y es mayor entre las 10h y las 16h en verano
  • Radiación UVA (longitud de onda 320-400). Llegan a capas profundas de la piel con menos energía penetrando por la epidermis, dermis e incluso hipodermis. y provoca también daños. Son los responsables de la pigmentación. De hecho es lo que se utiliza para el bronceado.

Llega casi enterita a la tierra y no se ve afectada ni por las horas del día o la estación que sea. También penetra a través de cristales a diferencia de los UVB. Es responsable del fotoenvejecimiento.

Antes se pensaba que solamente los UVB eran dañinos, pero recientes investigaciones demuestran que el daño de los UVA sobre las células no es desdeñable. Medicamente controlado, se utiliza para el tratamiento de la psoriasis.

La atmósfera y la capa de ozono filtran los rayos UVC y el 95% de los UVB (por eso es tan importante que no nos carguemos la capa de Ozono, que es nuestro escudo protector gigante.

La radiación actúa sobre las células de 2 maneras

  • Altera el ADN de las células de forma directa y se traduce en que la piel no sea capaz de regenerarse tan eficaz como debiera.
  • Al chocar con la piel «suelta» unos radicales libres que también dañan el ADN de las células y le provocan mutaciones capaces en algunos casos de producir cáncer

Todo esto se traduce en la aparición de arrugas, un aumento del grosor de la ultima capa de la piel, la de «células muertas», el aumento de la deshidratación, la hiperpigmentación y la pérdida de tono de la piel.

Sabemos que la exposición excesiva a la luz solar es mala para la salud y pueden provocar la aparición de lesiones agudas en la piel que son las quemaduras solares.

Para contrarrestar, la barrera melánica, los melatinocitos, son uno de los  dispositivos que tenemos más eficaces contra la radiación solar.

Ello, junto con la susceptibilidad individual y resto de factores genéricos, y extrínsecos también permiten clasificar las pieles de las personas en 6 fototipos

Fototipos

¿Y el resto de radiaciones producidas por el sol? ¿Qué pasa con los infrarrojos (IR) y el visible (Vis)?

Realmente no se ha investigado tan a fondo como a los UV. El visible  parece que produce una pigmentación de larga duración pero también provoca la formación de radicales libres.
Por otra parte, la radiación infrarrojos (IR) tiene efectos tanto beneficiosos como negativos en la piel ya que también genera radicales libres y ambos pueden contribuir en alguna medida al fotoenvejecimiento

¿Cómo podemos protegernos?

FO-TO-PRO-TEC-CI-ÓN

Pues como la propia palabra indica, sería recomendable protegernos pues frente al menos UVB y altamente recomendable UVA y si quieres más dulce, infrarrojo y visible.

Existen dos formas de filtrar los rayos UV:

Filtros químicos u orgánicos

Quiere decir que «protegen desde dentro», evitando que las radiaciones hagan daño una vez están han llegado a la piel

No es un concepto que debamos relacionar con «peor».

Pertenecen a este grupo, la benzofenonas (oxibenzona), derivados del ácido Paraminobenzoico (PABA),  cinamatos, salicilatos u octocrileno por ejemplo.

Resultan muy eficaces. 

Tienen la pega de producir algo de reacción fotoalérgica en la piel, de forma que su uso es desaconsejado en bebés.

 

Filtros físicos o minerales o inorgánicos

Como Dióxido de titanio y óxido de Zinc, que generan una pantalla, como un escudo protector en sentido literal para que las radiaciones no lleguen a penetrar.

Dan la imagen de «fantasma» por la capa blanca tan «no estética» que produce.

Actualmente se está tratando de crear con tecnología de micropartículas y nano partículas que exista mayor aceptación cosmética de este tipo de filtros.

Son los únicos aconsejados en bebés. bueno, realmente, si nos paramos a pensar, los bebés NO DEBEN DE TOMAR EL SOL.

¿Cómo funciona esto del factor de protección?

La protección contra los rayos UVB se cuantifica como un factor de protección solar o lo que todos conocemos como SPF.

Esto traducido al cristiano es

El SPF es la cantidad de radiación UVB necesaria para causar quemaduras de sol en la piel con la crema protectora solar aplicada.

Un SPF 50, la piel no se quema hasta que haya sido expuesto a 50 veces la cantidad de la energía solar que normalmente haría que sufriera de una quemadura.

El número SPF solamente hace referencia al bloqueo de los rayos UVB.

La cantidad de energía solar a la que se expone la piel depende de

  • Tiempo de exposición
  • Hora del día
  • Localización
  • Fecha

pero también depende de:

  • El tipo de piel de la persona
  • La cantidad aplicada de protector solar y la frecuencia de aplicación.
  • Actividades realizadas durante la exposición al sol (por ejemplo, nadar lleva a la pérdida del protector solar de la piel en menor tiempo).
  • Cantidad de protector solar que la piel ha absorbido

O sea que no es eso que decíamos de «un factor 30 es que puedes estar 30 horas sin quemarte».

🥁🥁🥁La pregunta del millón.

¿Cuánto factor de protección SPF necesito?

Pues nos sorprendería saber que:

✅  SPF 15………. bloquea 93% de los rayos UVB

✅  SPF 30………. bloquea 96,7% de los rayos UVB

✅  SPF 60………. bloquea 98,3% de los rayos UVB

De forma que no hay la diferencia que el marketing nos hace pensar…

Protector de amplio espectro

Aquí vamos llegando al quid de la cuestión. Si sabemos que fotodaño, cancer de piel, fotoinmunosupresion son características producidas por UVB, UVA y también infrarrojo y visible, deberemos de intentar buscar fotoprotectores que que bloqueen en mayor o menor medida la accion de esos rayos en nuestra piel.

Es donde surge el concepto de amplio espectro. En USA los filtros solares están regulados como «fármacos» para que se entienda, y en Europa son considerados cosméticos, de modo que de una forma más laxa. Lo que hacen los fabricantes es juntar varios tipos de filtros para conseguir bloquear UVB y UVA.

Sobre el bloqueo de los UVA, no hay una denominación ni una manera específica de cuantificar su bloqueo de forma estándar.

Por último, y con respecto al bloqueo de IR y VIS, se ha demostrado que la luz visible y la radiación infrarroja inducen el 50% de los radicales libres generados en la piel después de la exposición a la luz solar por los que se está estudiando compuestos como polifenoles.

Los polifenoles son sustancias que presentan propiedades fotoprotectoras después de su administración, ya sea por crema, loción o spray u oral.

Y aunque se necesitan más estudios en esta materia, señalar que son unos laboratorios españoles (Cantabria Labs) los que están liderando estos estudios 👏🏻 y que conste que no tengo ningún conflicto de intereses ☺️

BONUS TIP 🤓

CONSEJOS PRÁCTICOS 

Dejo esta pequeña infograsfía con unos consejos prácticos que espero que sean de utilidad

¡Feliz Maternidad!

#deCienciaconCiencia #alifornia #cirugia #crianza #postparto #armonia #maternidad #felizmaternidad #nosinevidencia #estetica #belleza #stopPseudociencias #lactancia #armonia #Alicante #frenillo #Murcia #mgmaxilofacial #vaccines #acontramarcha #vaccineswork #some4surgery

BIBLIOGRAFÍA

Mohania D, Chandel S, Kumar P, Verma V, Digvijay K, Tripathi D, Choudhury K, Mitten SK, Shah D. Ultraviolet Radiations: Skin Defense-Damage Mechanism. Adv Exp Med Biol. 2017;996:71-87. doi: 10.1007/978-3-319-56017-5_7. Review

Battie, C., Jitsukawa, S., Bernerd, F., Del Bino, S., Marionnet, C., & Verschoore, M. (2014). New insights in photoaging, UVA induced damage and skin types. Experimental Dermatology, 23, 7–12. doi:10.1111/exd.12388

Bens G. Sunscreens. Adv Exp Med Biol. 2014;810:429-63. Review.

Mancuso, J. B., Maruthi, R., Wang, S. Q., & Lim, H. W. (2017). Sunscreens: An Update. American Journal of Clinical Dermatology, 18(5), 643–650. doi:10.1007/s40257-017-0290-0