Si yo os digo: «retrognatia» seguramente, la mayoría mire raro. 

Es una palabra que define la posición anómala de la mandíbula. cuando esta se sitúa por detrás de lo que le tocaría.

En el caso extremo (sin mandíbula), sería el caso «Gumpy»

¿Qué tiene que ver esto con la lactancia? 

No es ni la primera, ni la segunda vez que vienen a mi consulta papis desesperados con peregrinaje de médicos/asesores incluso fisioterapeutas a sus espaldas por problemas en la lactancia materna, para descartar a la desesperada un #frenillo lingual que sea el causante de los 4 diagnósticos diferentes.

La última pareja, incluso empezó así de franca: “Venimos para descartar que la pequeña tenga frenillo, porque algo no funciona y cada uno nos dice una cosa diferente”.  

Parece que para algunos profesionales, el frenillo es algo tipo comodín del público… y nada más lejos de la realidad. El frenillo existe (excepto el tipo IV de Coryllos, cariñosamente lo digo).

El frenillo es una entidad anatómica visible y sobretodo palpable. Pero lo más importante, es que cuando aparece un frenillo corto hay que tener en cuenta algo más que la anatomía (como explicaba aquí)

A lo que iba que me desvío. Otro de los motivos por los cuales pueden aparecer problemas en la lactancia y del que prácticamente no se habla, es de la retrognatia.

La palabra retrognatia viene de retro=detrás gnatia=mentón 

La búsqueda de información en la literatura médica sobre este tema resulta bastante dificultosa porque todos los bebés nacen con cierto grado de retrognatia que se considera fisiológica.

https://ssl.adam.com/content.aspx?productId=118&pid=5&gid=002004&site=adeslas.adam.com&login=ADES1378

Y sabemos que es patológica por ejemplo si se asocia a fisura de paladar y glosoptosis como por ejemplo en la secuencia Pierre Robin.

Secuencia de Pierre Robin

No se sabe bien por qué se produce. En la etapa de desarrollo del bebé durante el embarazo, la mandíbula lo hace tan lentamente que provoca que la lengua se quede detrás. Y cuando se va a cerrar el paladar queda atrapada enmedio originando una fisura de paladar.

Obtenido (1)

De forma que la tríada clásica consiste en:

1️⃣ Mandíbula pequeñita y posterior (microretrognatia). Te da la sensación que la barbilla está muy muy pegada al cuello

2️⃣ Lengua grandota y posterior o glosoptosis (posiblemente no es que sea más grande de lo normal, simplemente que al estar más atrás da esta sensación).

3️⃣ Dificultades respiratorias

Y aunque la fisura de paladar es muy frecuente, por lo que he explicado antes, no está dentro de la tríada.

 

Cuando aparece los peques presentan problemas de: 

Alimentación por dificultades en la succión

Respiración en los casos severos, la vía aérea se estrecha

A su vez, la secuencia Pierre Robin, se puede presentar de forma aislada, que quiere decir que el bebé solamente tiene esas “alteraciones” y absolutamente ninguna más. Pero también ese puede presentar asociada a otros síndromes, de forma que a parte de las anomalías en la mandíbula, lengua o paladar, el bebé presente más alteraciones por el resto del cuerpo.

Y también, dentro de la misma enfermedad, hay diferentes formas de gravedad según la severidad de la retrognatia o si tiene fisura en el paladar esta puede ser desde inexistente, o pequeñita que solo esté partido el paladar blando o grande que sea de paladar duro y blando.

Pero bueno, como este post no es objeto del Pierre Robin en si (del cual hablaremos largo y tendido en otra ocasión) vamos a centrarno en lo que nos toca.

 

Pero, ¿y los términos intermedios?

Estos bebés que no teniendo ninguna anomalía, tienen unas mandíbulas más posteriores de lo que le tocaría… 

 

¿Qué pasa con estos bebés que nacen con las mandíbulas normales pero posteriores?

Empecemos como siempre por el principio, porque solo así entenderemos que relación tiene todo esto con la lactancia, y lo más importante, que podemos hacer.

Pues, como decía, después de realizar una búsqueda médica sobre este tema, no he encontrado ni un solo artículo que haga referencia a ello de forma específica.

Pues bien, empiezo a pensar que algunos de estos bebés que veo en la consulta con dificultades en la succión y retrognatias fisiológicas acusadas, pueden corresponder a formas incompletas y muy muy leves de secuencias de Pierre Robin.

Estos bebés, en realidad no son una secuencia de Pierre Robin, simplemente durante el desarrollo de su mandíbula ha sido un poquito más lento de lo normal. Y como consecuencia de ello nace con una mandíbula que es más pequeñita y posterior. Por suerte, sin llegar a producir problemas en la respiración.

 

Dificultades en la succión en los bebés con mandíbulas normales pero un poco más posteriores. 

¿Qué tenemos que analizar entonces?

Pues el crecimiento mandibular por un lado y los patrones de succión-alimentación por otro.

¿ Como crece el hueso del maxilar y la mandíbula?

Desde que nacemos, los primeros 5 años, el crecimiento es muy importante. Y es muuuuuuy alto el primer año. 

Pasados los 5 años pasa a ser más lento. Y sobretodo el maxilar pasa a crecer en sentido vertical, alargando la cara.

La mandíbula no es una excepción, crece el primer año mucho para adaptarse a la lengua, y luego también, hasta los 3 años más o menos, para adaptarse a la erupción dental progresiva y a la masticación.

Realmente la función ayuda a crear la forma.

La masticación es un estímulo muy potente que se asocia con el desarrollo de los músculos que intervienen. cuando los bebés nacen, la succión es el principal estímulo.

Posteriormente cuando ya comienzan a comer, es la masticación el estímulo. por este motivo es tan importante que mastiquen y no que se alimenten con purés durante años y años 😜. 

La mandíbula a su vez tiene al lado de las orejas, los cóndilos mandibulares. Estos con su articulación «enganche» con el cráneo, la ATM (de la que hablamos algo aquí). Pues bien, estos cóndilos son un centro también de crecimiento en sentido vertical y que también lleva su ritmo. 

 

¿Qué podemos hacer entonces?

Pues por una parte, cronoterapia, esto quiere decir, le tenemos que dar tiempo a esa mandíbula a que crezca. ya sabemos que lo hace y sobretodo, muy rápido los primeros años.

Por otra parte, estos peques, por suerte no tienen problemas en la respiración. Suele resultar dificultosa la alimentación con lactancia materna ya que a esa mandíbula mas posterior le cuesta realizar una succión eficaz, se suelta y se engancha, se cansa y se convierte en un suplicio y frustración.

 

Tenemos varias opciones:

 

Lactancia fórmula, puede ser una opción.

 

Lactancia materna, la mejor opción☺️. y ¿cómo? se pueeeede, con paciencia, asesoramiento (te recomiendo grupos de lactancia, tu matron@, enfermer@, pediatr@, asesora IBCLC…) que te aconsejarán y revisaran las posturas adecuadas para estas mandíbulas. Por ejemplo, la postura de rugby o la de caballito. Estas posturas, liberan la mandíbula y facilita por tanto que se mueva y mejore la succión. Está claro que al principio igual cuesta algo la adaptación, pero en el momento en el que le cogeis el tranquillo, puede resultar de ayuda.

Vereis que con el tiempo y con paciencia mejora muuuucho.

 

Lactancia mixta, siempre es una opción intermedia.

 

Aquí os muestro en qué consiste la postura de rugby

👇🏻👇🏻👇🏻

Espero haber podido servir de ayuda.

 

¡Feliz Maternidad!

#deCienciaconCiencia #alifornia #cirugia #crianza #postparto #armonia #maternidad #felizmaternidad #nosinevidencia #estetica #belleza #stopPseudociencias #lactancia #armonia #Alicante #frenillo #Murcia #mgmaxilofacial #vaccines #acontramarcha #vaccineswork #some4surgery

 

BIBLIOGRAFÍA

(1) Abel, F., Bajaj, Y., Wyatt, M., & Wallis, C. (2012). The successful use of the nasopharyngeal airway in Pierre Robin sequence: an 11-year experience. Archives of Disease in Childhood, 97(4), 331–334.

(2) Laowansiri U, Behrents RG, Araujo E, Oliver DR, Buschang PH. Maxillary growth and maturation during infancy and early childhood. Angle Orthod. 2013 Jul;83(4):563-71. doi: 10.2319/071312-580.1. Epub 2012 Nov 13.

(3) Bareggi R, Sandrucci MA, Baldini G, Grill V, Zweyer M, Narducci P. Mandibular growth rates in human fetal development. Arch Oral Biol. 1995 Feb;40(2):119-25.

(4) E.F. Hutchinson, E.N. L’Abbé and A.C. Oettlé An assessment of early mandibular growth Forensic Science International, 2012-04-10, Volume 217, Issue 1, Pages 233.e1-233.e6, Copyright © 2011 Elsevier Ireland Ltd

(5) Gómez OJ, Barón OI, Peñarredonda ML. Pierre Robin Sequence: An Evidence-Based Treatment Proposal. J Craniofac Surg. 2018 Mar;29(2):332-338.