Mens Sana in Corpore Sano

– Sátiras de Juvenal

 

No es otro post cualquiera.

 

Que el ejercicio físico es bueno, es algo que todo el mundo sabemos. Lo mismo sucede en el embarazo, pero no porque sea una creencia popular o porque aparentemente parece lógico, sino porque está demostrado científicamente que es así.

Como explicaba en la primera entrada del blog Ciencia Con Ciencia.

En medicina, para saber si algo está bien regular o mal, hay diferentes niveles de evidencia.

Desgraciadamente en este país (y realmente desconozco en el resto) se lleva mucho eso de “siempre fue así, así me lo enseñaron a mí” (5) y sin bromas, el 6 (que me lo he inventado).

Sin meter el dedo en la llaga, “las pseudociencias” tipo homeopatía y demás, pasan de estas clasificaciones y directamente utilizan porque lo digo yo.
Pero eso, sabemos que no tiene que ser así. Ya que hay muchos factores que intervienen y pueden decantar la balanza a un tipo de tratamiento que no sea el tratamiento en si (sesgos). Y la única manera que tenemos hoy por hoy para saber si algo funciona en si por el medicamento o tratamiento es realizando ensayos donde se controlen todas las variables que puedan intervenir en 2 grupos que se diferencien únicamente por el tratamiento en si.

Resumen de niveles de evidencia según clasificación de Sackett.

De forma que, el ejercicio durante el embarazo es bueno.

Es bueno porque lo digo yo?, no, es bueno porque parece lógico? tampoco, pues es más, todavía hay profesionales que consideran el embarazo un estado patológico y lo desaconsejan (muy erronemamente).

El ejercicio en el embarazo es bueno porque lo dicen los estudios, porque está demostrado científicamente que así lo es.
me remito al excelente post donde dan buena cuenta de ello.
pero que sucede si tenemos diabetes gestacional? estamos limitadas a realmente?

En concreto en este caso disponemos de un meta-análisis que vamos a analizar.

Analiza si el ejercicio durante el embarazo es bueno para prevenir la diabetes gestacional. Que además sabemos que como cada vez somos mamis más tarde, su incidencia va en aumento.

La diabetes gestacional afecta al feto de diversas formas, hace que los peques pesen más (y no por ello estén más sanos…), la tasa de cesáreas aumenta y hace que haya mayor riesgo de preeclampsia (ya hablaremos en otra ocasión).

En la literatura científica parece que no se ponían de acuerdo en si el ejercicio era útil en el embarazo o no afectaba, de forma que este grupo de ginecólogos de China se propusieron realizar lo que en medicina llamamos meta-análisis. Analizar tooodos los ensayos clínicos controlados que hay sobre el tema, comprobar que están bien diseñados y compararlos entre si, para así poder llegar a conclusiones.

De 899 publicaciones, finalmente solo 6 estudios “comparables” y bien diseñados se incluyeron con una muestra total de 2164 mujeres!!
Que concluyeron, que el ejercicio es beneficioso para disminuir las tasas de diabetes gestacional y que además es seguro para las gestantes ya que no se vio un aumento en la tasa de abortos o de nacimiento de prematuros.
Y cuando habla de ejercicio se habla de ejercicio aeróbico, ejercicios que también incluyen estiramientos y flexibilidad de intensidad moderada durante 45-60 min durante 3 días a la semana, a ser posible incluso ya en el primer trimestre.

De forma que ya nos pueden decir milongas, pero en condiciones nosrmales, futuras mamis sin problemas de salud graves (en cuyo caso os animo a consultarlo con vuestro ginecólogo/a) vamos a ello!!!

Bibliografía

  1. Yu Y et al. Effect of exercise during pregnancy to prevent gestational diabetes mellitus: a systematic review and meta-analysis J Matern Fetal Neonatal Med. 2017 May 14:1-6. doi: 10.1080/14767058.2017.1319929
  2. https://ematrona.com/2017/03/reposo-ejercicio-embarazo/