¿Qué relación hay entre la lactancia, las grietas y el frenillo lingual? pues es posible que de ello dependa el éxito…

 

Lo mejor de tí en el mejor de los envases

– Anónimo

Lactancia, Dolor y Anquiloglosia

 

Aprovechando la semana de la Lactancia materna, me gustaría entrar con un poco de detalle al tema del frenillo lingual y su relación con las grietas en la Lactancia Materna.
Todavía hoy, cuando ya hace más de 50 años que llegó el hombre a la luna sigue existiendo controversia en el diagnóstico, manejo y tratamiento del frenillo lingual.

Pediatras, matrones, logopedas, odontólogos y cirujanos todavía no conseguimos ponernos de acuerdo en su manejo.

Antes de nada, vayamos por partes,

 

¿qué es el frenillo lingual?

Es una especie de membrana o cordón que une la lengua al suelo de la boca. En algunas personas este cordon o membrana es corto e impide mover la lengua en mayor o menor grado.

Pero,

¿solo hay un tipo de frenillo?

Hasta la fecha hay descritos varios tipos de clasificaciones.
La clásica anatómica que seguramente os suene, describe los frenillos según su localización (1):

  • tipo I: membrana q va desde la punta de la lengua, al suelo, la imagen típica de lengua de corazón.
  • tipo II: el frenillo es inmediatamente posterior (3-4mm tras la punta).
  • tipo III: la membrana es posterior, por lo que la punta de la lengua está libre.
  • tipo IV: frenillos submucoso posterior, que es ancho, se palpa, resulta una lengua corta plana y que en ningún caso se eleva.

Esta es una clasificación puramente anatómica, y en ningún caso funcional.

En ese sentido se queda corta, ya que la presencia de frenillo no tiene por si que ocasionar ningún problema de per se (6).

Hay otras clasificaciones más complejas que atienden a la función aparte y que nos pueden dar más información sobre problemas presentes o futuros o sobre la idoneidad de la cirugía como son la HATLFF o LATCH (2,3).

Entonces, siendo prácticos,

¿En qué situación nos encontramos? ¿Qué tiene que ver esto con la lactancia?

Los bebes para mamar necesitan hacer determinados movimientos con la lengua
En el video que he adjuntado, se ve muy bien como el pezón queda en una poscion al final de paladar y con la lengua hace movimientos de succion para ello la lengua requiere buena movilidad.

¿Estamos hablando de algo muy frecuente?

Como madre (malamadre confesa) y como cirujana da la sensación de que sí, parece que esté en casi todos los bebés cuando nacen, pero, ¿qué dice la ciencia?.

Las series hablan de una prevalencia entre el 5 y el 12%. Eso quiere decir que existiría frenillo lingual corto en casi 1 de cada 10 bebés. Pero de todos estos, no todos son quirúrgicos, porque no todos interfieren en los movimientos de la lengua

Pero, mi bebe ha sido diagnosticado,

¿qué problemas puede ocasionarle?

Primero y más importante, ¿quien le ha diagnosticado? ¿Era un sanitario cualificado y experimentado? Punto importante este…

Segundo punto importante,

¿qué motivó a que fuese explorado?

¿Fue solo por dolor o grietas al mamar, por falta de ganancia de peso? Sobre esto, cabe puntualizar que un frenillo no puede ser diagnosticado por foto, vídeo, ruiditos… La palpación es una parte muy importante en la exploración.

Y un correcto asesoramiento de lactancia por parte de matrones y/grupos de apoyo suele ser importante y resuelve el problema en un alto porcentaje de casos, ya qhe hasta en un 57% de los casos de frenillo corto diagnosticado, no pasará absolutamente nada, nuestro bebe comerá y crecerá feliz y adecuadamente (4).

Pero bueno,

¿qué hacemos con esos frenillos cortos que sí están ocasionando problemas?

o bien grietas a pesar de la buena posicion o bien que incluso no gane peso. Hablamos de los frenillos tipo I, II y III principalmente.
Pues en esos casos es necesaria la cirugía, pero es recomendable que sea tras un periodo de dos o tres semanas de observación y viendo la evolución que confirmen su conveniencia.

Me han dicho que la solución es la cirugía.

¿Qué, cómo y cuando la hacemos?

Pues es muy importante que sea realizada por un profesional sanitario correctamente capacitado y formado y con una adecuada anestesia-analgesia. Ya que las complicaciones son muy raras pero existen.

Se puede por una parte simplemente cortar el frenillo, o frenectomía que se puede hacer sin anestesia en la consulta. En estos casos hay alta tasa de que vuelva a reaparecer. de forma que es conveniente asegurarse al año o año y medio de realizar la cirugía correctamente (frenuloplastia) ya que son muchos los casos que veo ya el nene en la consulta años más tarde con dificultades a la pronunciación de la «R» y un frenillo que ha recidivado y la mamá me comenta que se lo cortaron al nacer…

Y luego, por otra parte, tenemos la técnica de Frenuloplastia, en la cual se realiza una correcta liberación de la lengua con el bebe dormido, pero que requiere una sedación general. De este modo nos aseguraríamos que no vuelve fibrosarse (5).

De modo que,

¿cuales son las consecuencias si decido no intevernir?

La movilidad de la lengua afecta como decíamos a la pronunciación de los fonemas linguales, ellos son: /r/, /t/, /d/, /z/, /s/, /n/, /l/. Perro, tarta, cazería, sosaina… son palabras que nos puden ayudar a ver si hay alteraciones, pero claro, cuando son ya mayores!

Y por otra parte, la lengua interviene también tambien en el crecimiento y expansion maxilar, de forma que se podria ver alterado su crecimiento dando lugar a un crecimiento desigual de los huesos de la cara. Claro que esto sucedería, en los casos más severos.

Vemos en el vídeo como está limitado el movimiento de la lengua.

Bibliografía

1. O’Callahan C, Macary S, Clemente S. The effects of office-based frenotomy for anterior and posterior ankyloglossia on breastfeeding. Int J Pediatr Otorhinolaryngol. 2013;77(5):827–32.

2. Hazelbaker A. The assessment tool for lingual frenulum function (ATLFF). Use in a
lactation consultant private practice. Passadena, CA: Pacific Oaks College. 1993

3. Hazelbaker AK. Newborn tongue-tie and breast-feeding. J Am Board Fam Med 2005;18:326

4. Hogan M, Westcott C, Griffiths M. Randomized, controlled trial of division of tongue-tie in infants with feeding problems. J Paediatr Child Health. 2005;41(5–6):246–50.

5. Rowan-Legg . Ankyloglossia and breastfeeding. Paediatr Child Health. 2015 May;20(4):209-18.

6. González Jiménez D, Costa Romero M, Riaño Galán I, González Martínez M.T ,  Rodríguez Pando M.C, Lobete Prieto C. Prevalence of ankyloglossia in newborns in Asturias (Spain). Anales de Pediatría (English Edition), Volume 81, Issue 2, August 2014, Pages 115-119