Actuación ante un traumatismo cráneo-encefálico.

 

Yo no sé vosotros, pero siempre ha habido cosas que me llaman la atención, las escuchas una y otra vez, las asumes y las das por válidas, y de repente un buen día te preguntas, y esto ¿por qué es? ¿Cual es exactamente el motivo? ¿Hasta que punto me lo tengo que tomar enserio?

Siempre se ha dicho que ante un golpe fuerte en la cabeza se ha de tener a la persona en vigilancia neurológica 48 h.

Entiéndase por golpe fuerte aquel que tiene pérdida de conocimiento (lo que en medicina viene siendo mínimo, una contusión cerebral) pero exactamente, ¿por qué es así?

Cuando estamos pensando en el cerebro, usualmente tendemos a pensar que está justo debajo del hueso.

Que si, obviamente así es, pero muchos no saben que entre los huesos del cráneo y el cerebro, hay líquido, que precisamente está para eso, para amortiguar al cerebro de posibles golpes.

Pero ello, que es un mecanismo tan sabio por parte de la naturaleza (y si no lo crees, prueba a meter un huevo en una bolsa con agua y darle un golpe y prueba a hacerlo sin ello, y verás como el agua amortiguará el golpe), es un arma de doble filo.

Si ante una contusión o golpe fuerte, se produce una gran inflamación por parte del cerebro o un hematoma, habrá un conflicto de espacio que será muy peligroso para la vida.

Es por ejemplo el caso de lo sucedido al grande Angel Nieto.

En su caso, la gran inflamación del cerebro y del líquido, generó precisamente eso, que aumentase tanto la presión, que ni quitando trozos de los huesos, se consiguiese descomprimir.

 

Meninges y Liquido Cefalorraquídeo

 

 

Pero centrándonos en lo que nos ocupa,

¿Por qué se recomienda vigilancia domiciliaria neurológica 24h-48h?

Antes que nada, los TCE (Traumatismo Craneo Encefálico) los podemos clasificar según el índice de Glasgow en:

 

TCE mínimo Glasgow 15

Tras el traumatismo el pequeño está 100% normal como antes Son por suerte, los más frecuentes. Normalmente no suele existir pérdida de conocimiento o si la hay es mínima, de segundos. No dejará secuelas y se presentará el típico chichón.

TCE leve Glasgow 14 o 13

Puede aparecer una pérdida de conocimiento de segundos. Acudiremos igualmente al centro de salud o al hospital para que sea valorado pero por norma general, tra un periodo de vigilancia allí, nos enviaran a casa con la famosa vigilancia domiciliaria.

TCE moderado o grave Glasgow entre 9 y 12

En este tipo de traumatismos hay una pérdida de conocimiento de más de 30 minutos en el moderado y de un día en el grave, de forma que tampoco ocupa el tema en cuestión porque será tratado de forma inmediata en medio hospitalario.

Ante un golpe fuerte tras una caída es altamente probable que se inflame la zona y aparezca un chichón por sangrado entre la piel y el hueso, este no es nada peligroso, con hielo local y tiempo irá desapareciendo, veremos el bulto en la zona del golpe que aparece casi al instante y será localizado.

¿Qué es lo que realmente nos preocupa?

Consecuencia de un golpe fuerte o TCE podemos tener

Fractura craneal

Lo deberemos descartar sobretodo ante una caída de mas de un metro de altura (desde un cambiador, que os parecerá cachondeo pero resulta más fácil de lo que parece). Se puede dar hasta en un 5% de los casos. No suelen requerir ningún tipo de tratamiento, más que vigilan vía neurológica domiciliaria (u hospitalaria si es un TCE moderado) porque en un 1% de estos casos se puede desarrollar horas después del golpe una hemorragia epidural o subdural y así podríamos detectarlas de forma más rápida.

Hematoma subdural

Colección de sangre localizado por debajo de la primera meninge o duramadre (de la primera capa que envuelve al cerebro).
Suele ir sangrando poco a poco porque suele tener un origen venoso. Los síntomas que dan suelen ser cuando van creciendo y son bastante groseros, convulsiones, vómitos, irritabilidad o letargo y aumento del tamaño de la cabeza. Sucede hasta en un 10% de los accidentes (pero sobretodo ante TCE moderados o graves).

Hematoma epidural

Colección de sangre entre el hueso y la primera meninge o duramadre.
En muchos casos el sangrado es de origen arterial y por tanto decrecimiento rápido.
Clásicamente puede presentar un periodo tras el traumatismo sin ningún tipo de síntomas y al cabo de horas desarrollar náuseas, vómitos, dolor de cabeza y estupor o desorientación. Es el responsable de la vigilancia neurológica domiciliara, porque como puede presentar un periodo sin ningún síntoma deberemos estar al tanto. De igual modo, puede sucede hasta en un 8% de los accidentes con TCE moderados o graves o ante fracturas craneales.

Hemorragia subaracnoidea

Muy poco frecuente que se produzca en niños ante un TCE leve o moderado. Si que se puede producir ante un TCE leve pero en gente mayor que toma medicamentos para hacer la sangre más liquida. La sangre va al espacio subaracnoideo. ) el espacio que está por debajo de la meninge aracnoides.

 

¿En qué consiste pues la vigilancia neurologica domiciliaria?

 

Deberemos estar alerta por si apareciese alguno de estos síntomas:

1- Si aparece somnolencia o adormecimiento fuera de lo normal.
2- Mayor irritabilidad o confusión.
3- La aparición de vómitos o dolor de cabeza especialmente intenso.
4- Desigualdad en el tamaño de las pupilas muy evidente (normalmente las dos tienen el mismo tamaño).
5- Convulsiones.
6- Salida líquidos claros o sanguinolentos por los oídos o la nariz.

 

Y en niños más mayores que sean capaces de comunicarse:

1- Alteraciones en la visión (ver doble o borroso…).
2- Debilidad o adormecimiento en los brazos o en las piernas.
3- Dificultad para caminar, inestabilidad, mareo…).

 

Y durante la noche es conveniente cada 2 o 3 horas comprobar que está bien, que duerme plácidamente 😴.

De forma que ya sabemos, por lo menos a que nos referimos los médicos, con vigilancia neurológica domiciliaria.

 

 

Espero que os sea útil, o !al menos interesante!

Bibliografía

Reece RM, Sege R.Childhood head injuries: accidental or inflicted? Arch Pediatr Adolesc Med. 2000 Jan;154(1):11-5.

Case ME Accidental traumatic head injury in infants and young children. Brain Pathol. 2008 Oct;18(4):583-9. doi: 10.1111/j.1750-3639.2008.00203.x.

https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/manejo_del_traumatismo_craneal_pediatrico.pdf