Bueno, por fin, menuda manera de empezar el año… tanto que casi no he tenido tiempo ni de respirar.

Pero por suerte, y aprovechando que #J duerme, voy a escribir un ratito. yuhuuuu☺️

Ha llegado la hora de abordar un tema del que tenia ganas de profundizar.

Sobre la conveniencia de vacunar a los peques no hace falta que explique los motivos.

Son de sobra conocidos y lo más importante, seguros. Si se decide no vacunar es cuando se juega con fuego. Se están volviendo a ver enfermedades que gracias a la vacunación estaban prácticamente erradicadas.

A parte, de forma caprichosa e injusta para los que de verdad lo necesitan, se suelen aprovechar de lo que se conoce como inmunidad de grupo. Esto es, que si casi todos están vacunados, los bichitos no se propagan porque no tienen huéspedes a los que infectar. Si las tasas de vacunación caen, sucede lo contrario.

👇🏻👇🏻👇🏻 la explicación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desgraciadamente hay niños que por diversos motivos no se pueden vacunar, y generalmente son más débiles y por tanto susceptibles de enfermar. Estos peques SI que son los que si se deben aprovechar de esta inmunidad.

Si por mala información (repito, la vacunación es segura y si lees lo contrario, no es verdad, científicamente hablando) no vacunas a tus hijos, los expones gratuitamente a enfermedades, muchas de ellas banales, o no.

Bueno, volviendo, que para variar me desvío.

Vacunación del virus del papiloma.

Antes de entrar a analizar la vacuna en si, vamos a saber quien es nuestro adversario

 

Virus del papiloma humano

 

El trabajo me lo ha facilitado bastante 😏 @ligero999 Jorge Ligero (os enlazo el fantástico hilo de twitter sobre ello y os animo a que lo sigáis si no lo hacéis ya)

Es un virus que tiene muchas tipos, exactamente 184 (descritos), imaginaros una familia de 184 personas.

Foto tomada de Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Virus_del_papiloma_humano

La mayoría es buena gente, luego está la gente normal, que serían aquellos que producen las verrugas en la piel como los subtipos 1,2 o 4 en los genitales (subtipos 6 y 11), pero hay algunos miembros, en concreto el 16 y 18 que son maaalos.

Pues bien, los subtipos 16 y 18, los malos de la familia se asocian al carcinoma de cervix

En España hay 3 vacunas comercializadas para la prevención de la infección por VPH: Gardasil ® , Gardasil 9 ®  y Cervarix ® .

Yo de hecho, allá por el 2005 (cuando estudiaba medicina) participé en el ensayo clínico de Gardasil.  Me estuvieron siguiendo durante 3 años o así.

Las tres vacunas protegen de la infección por los tipos 16 y 18 de VPH.

Gardasil protege también de la infección por los tipos 6 y 11 de VPH y Gardasil 9 protege de la infección por los mismos cuatro tipos de VPH y otros cinco tipos de VPH bastante menos frecuentes que causan cáncer (los subtipos 31, 33, 45, 52 y 58).

 

 

Postura la Asociación Española de Pediatría y las autoridades

 

Se recomienda la vacunación en todas las chicas y chicos adolescentes que vivan en España, preferentemente a los 12 años.

La vacunación se puede poner a partir de los 9-12 años (y también se puede poner en adolescentes más mayores y también protegería o Incluso en adultos)

La vacuna es más eficaz es cuando no ha habido infección, cuando no se han iniciado las relaciones sexuales.

Por esta razón, son los preadolescentes y adolescentes los que potencialmente resultarán más beneficiados de los efectos preventivos de la vacuna.

Actualmente por suerte está incluida en los calendarios de vacunación de todas las comunidades autónomas españolas, pero solo para las chicas, administrándose alrededor de los 12 años.

Y me imagino, (que por temas económicos y esto es de mi cosecha 😞) no está incluida en los chicos que se beneficiarían por dos motivos:

✅uno, porque pueden ser portadores del virus aunque lógicamente no tienen riesgo de cancer de cuello de útero

✅ dos, porque si que pueden desarrollar cancer de cabeza y cuello, y mas concretamente de orofaringe, donde el virus parece que también tiene un papel especial como ahora veremos.

De forma que no solamente se asocia con el Cáncer de cuello de útero de las chicas, también presenta una fuerte asociación con el cáncer de orofaringe.

 

 

Pero, ¿es frecuente el Cáncer de orofaringe?

 

El Cáncer de Cabeza y Cuello es el sexto Cáncer en frecuencia en el mundo (tras la mamá, pulmón, colón-recto, próstata y vejiga creo). Incluyen los canceres localizados, desde los labios hasta que empieza el esófago.

En general estos tumores se asocian a tabaco y alcohol. Y para que os hagáis una idea en España cada año se diagnostican unos 6500 casos.

La orofaringe, por eso, comprende principalmente la zona de la amígdala, la base de la lengua y el paladar blando (donde tenemos la campanilla)

Es la parte posterior de la boca

En los últimos años, la tasa general de nuevos casos de cáncer de orofaringe y cáncer de cavidad oral no relacionados con el virus del papiloma humano (VPH) ha estado disminuyendo porque por suerte la gente está dejando de fumar y de beber tanto.

Pero ha habido un aumento constante en los casos de cáncer orofaríngeo relacionados con infección por el virus del papiloma en hombres y mujeres.

En resumen, si, se podría considerar relativamente frecuente dentro de lo infrecuente 😞…

 

Cuanto frecuente es la presencia de este virus en los canceres de la cavidad oral

La primera vez que se describió la asociación entre este virus y el Cáncer de orofaringe fue en 1983.

Desde entonces se ha ido estudiando y en 2007, la agencia americana de investigación contra el cancer reconoció como asociación oficial el serotipo 16 del virus del papilloma como factor de riesgo para el cancer de orofaringe.

Pues bien, en un meta-análisis (os recuerdo que esto para los científicos es lo más guay) de este mismo año (tenéis el enlace abajo en bibliografía), se analizaron con detalle muuuuchos estudios publicados hasta la fecha vieron que el virus está presente (o se ha detectado) en 45 de cada 100 casos de cancer de cabeza y cuello (sobre todo en aquellos localizados en la orofaringe). El resto de estudios (hay un par de meta-análisis más)  hablan de entre un 30 y un 40%.

Este tipo de tumores en general, por donde están localizados son muchas veces muy complejos de operar y las cirugías son bastante agresivas , en otras ocasiones, directamente por las secuelas, se desestiman y se tienen que tratar únicamente con quimioterapia y radioterapia. La mortalidad depende de muchos factores, pero en general, desgraciadamente, es alta.

 

¿Cúal es la diferencia pues entre el cáncer de cérvix y el de orofaringe?

¿Por qué ha trascendido más su importancia con el cáncer de cuello de útero? La principal diferencia radica en que el virus es causante prácticamente de todos los cánceres de cuello de útero y en el cáncer de orofaringe es un factor de riesgo de unos tipos concretos (suelen ser en pacientes no fumadores) no es el único causante.

¿Qué va a suceder dentro de unos años?

Pues si vacunamos a los niños también es posible que en un futuro los protejamos frente al subtipo de Cáncer de cabeza y cuello relacionado con el virus. Desde luego, si es una niña, la protegeremos frente al cáncer de cuello de útero.

 

Yo tengo claro que pienso vacunar a #j y espero que vosotros, después de leer estas líneas lo tengáis igual declaró que nosotros 😉.

 

 

 

¡Feliz Maternidad!

 

#deCienciaconCiencia #alifornia #cirugia #crianza #postparto #maternidad #felizmaternidad #nosinevidencia #stopPseudociencias #lactancia #Alicante #frenillo #Murcia #mgmaxilofacial #vaccines #acontramarcha #vaccineswork #some4surgery

Bibliografía

https://universomicrobiologico.blogspot.com/2019/03/virus-del-papiloma.html

Arbyn M, Xu L, Simoens C, Martin-Hirsch PPL. Vacunación profiláctica contra los virus del papiloma humano para la prevención del cáncer de cuello de útero y sus precursores. Cochrane Database of Systematic Reviews 2018 Issue 5. Art. No.: CD009069. DOI: 10.1002/14651858.CD009069

Götz C, Bischof C, Wolff KD, Kolk A. Detection of HPV infection in head and neck cancers: Promise and pitfalls in the last ten years: A meta-analysis. Mol Clin Oncol. 2019 Jan;10(1):17-28. doi: 10.3892/mco.2018.1749. Epub 2018 Oct 22.