Este post, no tiene que ver con niños (pequeños al menos) pero Vamos a contar mentiras, tralará
Las muelas del juicio mueven los dientes…
No, no y rotundamente no… creencia antigua (los artículos datan de los años 50-60).
Cuando se empezaron a realizar pequeños experimentos, científicamente bien diseñados (allá por la década de los 90), se demostró que los terceros molares (cordales o muelas del juicio, del entendimiento o como quieras que las llameis) no tenían la fuerza suficiente como para mover los dientes.
Compararon durante años a pacientes que no tenian muelas o se las habían quitado junto con pacientes con muelas y vieron que los dientes con el tiempo se apiñaban del mismo modo.
Este es el artículo más reciente que he encontrado (que es del 2006) aunque como ya digo, desde la década de los 90, es un tema que quedó bastante claro.
Todavía no hay día que vea en la consulta de cirugía oral, paciente que viene porque su odontólogo o el vecino del 5º se lo ha dicho… es uno de esos mitos muy arraigados…
Las muelas del juicio, pobrecitas pueden ocasionar otra serie de problemas médicos (riesgo de infecciones o caries en la muelas colindantes) que justifiquen su extracción, pero no porque «me pusieron aparato y ahora se me están torciendo todos los dientes».
A mi me gusta explicar lo de este modo:
«Si tu le pides a un niño de 3 años que empuje un camión con todas sus fuerzas, ¿ verdad que no lo va a mover.?
Pues las muelas del juicio tienen la misma fuerza.. y es por ello, que cuando están impactadas y pegaditas a las de alante les hace caries, precisamente porque no la mueve».
Otra cosa muy muy distinta es que si a tu hijo o a ti te van a colocar ortodoncia y tienes una mandíbula pequeña, el ortodoncista necesite el espacio que ocupa las muelas de juicio para alinear todos los dientes con la ortodoncia (que si que tiene la fuerza necesaria para mover todos los dientes de la boca).
¿Por qué os quiero contar todo esto?

Porque la cirugía de los cordales cuando están incluidos, como cualquier otra cirugía, tiene sus riesgos (que se quede la lengua o el labio dormido de forma temporal generalmente pero no siempre, que al beber líquido nos salga por la nariz…) y asumir esos riesgos de forma gratuita si no hay una justificación médica como las que he indicado arriba, pues no parece que tenga mucho sentido (o al menos no lo tiene para mi).

Y esto, lo suelo explicar de este modo,
¿verdad que uno no se quita el apéndice por si se le inflama?
Pues con las muelas de juicio, lo mismo…
De forma que no os dejeis engañar… ¡Las muelas del juicio no mueven los dientes! al menos con la evidencia científica que hay hasta el momento.